Etiquetas

, ,

21 y 22 de junio de 1838

Se trató de una batalla que duró dos días, el 21 y 22 de junio de 1838 (aunque las acciones de aproximación y toma de posiciones habían comenzado el día 18) suponiendo la destrucción de todo el paño de la muralla norte además de la puerta que existía en esa zona y también el de una gran parte de sus edificios, por efecto de los numerosos cañonazos.

Mapa de la zona de Peñacerrada. Se observa la carretera de Logroño a Vitoria que pasa por Laguardia y Peñacerrada, de ahí su importante valor estratégico

Cinco años antes había comenzado la que sería la “I Guerra Civil española”, entendiendo como “guerra civil” el conflicto bélico entre españoles. En los siglos anteriores e incluso en ese mismo siglo, pocos años antes (1808-1813), había tenido lugar la Guerra de la Independencia en la que se luchó para expulsar a los ejércitos franceses de Napoleón de tierras españolas. Siglos antes, durante la Reconquista (722-1492), se había luchado contra los musulmanes que habían permanecido en España por espacio de ocho siglos.

_____________________________

Fernando VII, cuadro de Vicente López Portaña.
Museo del Prado. Madrid

Todo comenzó el 29 de septiembre de 1833 con la muerte del rey Fernando VII. Desde el siglo XVIII estaba en vigor la Ley Sálica (que prohibía el acceso al trono de las mujeres) por lo que el rey, para asegurarse que el trono estuviera en manos de un descendiente suyo, aunque fuese mujer, promulgó el 30 de septiembre de 1830 la Pragmática Sanción anulando la anterior. El rey había enviudado tres veces sin descendencia y se casó en 1829 con su prima María Cristina de Borbón Dos Sicilias con la que tuvo dos hijas, Isabel (que reinó en España con el nombre de Isabel II) y María Luisa Fernanda.

Con la muerte de Fernando VII quedaba como heredera del trono su hija Isabel que tenía tan sólo tres años, regentado por su madre María Cristina hasta que obtuviera la mayoría de edad. Los sectores más ultras y reaccionarios, los absolutistas del país, preferían como rey al hermano de Fernando VII, Carlos María Isidro, que era más cercano a sus postulados. A la muerte de su hermano, desde su exilio en Portugal, publicó el Manifiesto de Abrantes, donde se autoproclamaba rey con el nombre de Carlos V (este sí iba a ser el rey Carlos V aunque nunca llegó a gobernar y no el que se denomina con ese nombre que era en realidad Carlos I). La “I Guerra Carlista” había comenzado, una guerra que duró seis años y que asoló todo el país.

La cuestión dinástica no fue la única razón de la guerra. Tras la Guerra de la Independencia, Fernando abolió la Constitución de 1812, pero tras el Trienio Liberal (1820-1823), Fernando VII no volvió a restaurar la Inquisición (suponemos que se refiere a la Pragmática Sanción aboliendo la Ley Sálica), y en los últimos años de su reinado permitió ciertas reformas para atraer a los sectores liberales, que además pretendían igualar las leyes y costumbres en todo el territorio del reino eliminando Fueros y privilegios, al tiempo los sectores más conservadores se agrupaban en torno a su hermano Carlos. El campo y las pequeñas ciudades del País Vasco y Navarra apoyaron mayoritariamente al pretendiente Carlos debido a su tradicionalismo foral, gracias al apoyo que le dio el bajo clero local.” (Wikipedia)

Vista general de Payueta y el fuerte de Moraza.
Autor: Ricardo Becerro
Koldo Mitxelena Kulturunea

Vista general de Peñacerrada.
Autores: Canseco y Balaca
Koldo Mitxelena Kulturunea

La villa de Peñacerrada permanecía fiel a la reina Isabel II estando en manos de los liberales (“ejército cristino”, por la regente María Cristina o también “isabelino”) hasta comienzos del mes de septiembre  de 1837, fecha en que fue tomada por las tropas carlistas. Durante los años anteriores se habían producido continuas escaramuzas encaminadas a tomar la importante posición estratégica que controlaba el camino de Vitoria a Logroño por el puerto de Herrera. En un artículo publicado en El Atlante el 14 de julio de 1838, vemos que la situación social era muy convulsa y que en las filas carlistas existían rencillas y resquemores de las distintas facciones. Además, el general Espartero estaba reuniendo en Vitoria un fuerte contingente para recuperar la villa de Peñacerrada: “Vitoria 5 de mayo. De resultas de las desavenencias que han ocurrido en Estella entre los partidarios de los fueros y los carlistas, ha sido asesinado un alto personaje y D. Carlos tuvo que escapar a toda prisa dirigiéndose a Durango. Muñagorri entró en Francia con más de 200 hombres a causa de los continuos temporales de aquella línea y dicen que mientras mejora el tiempo organizará una mediana columna para volver luego a continuar sus proyectos. Espartero entró ayer en esta con 5 batallones, algunas piezas y sobre 100 caballos. Suponen que trata de tomar a Peñacerrada”.



 

Próximamente la segunda parte en la que se narra el cerco de
Espartero a Peñacerrada y la destrucción del castillo de Urizaharra

 



 

Banner León Felipe

Anuncios