Etiquetas

,

Domingo 12 y lunes 13 de febrero de 2017

Este fin de semana ha sido especialmente ventoso en toda la zona norte del país, soplando con mucha fuerza en Navarra y el País Vasco, con rachas que superaban los 90 kilómetos/hora.

Según hemos leído en la prensa “Navarra tiene aviso naranja (riesgo importante) por rachas de viento del sur y sureste que pueden alcanzar los 90 kilómetros por hora en la zona centro, más probables en cotas altas.  Todas las provincias del País Vasco continúan en alerta naranja por rachas de viento que oscilarán entre 90/110 kilómetros por hora en cotas altas de zonas de montaña.”

Al estar situados en “cotas altas de zonas de montaña”,
las rachas de viento, tanto el domingo como el lunes,
hasta el mediodía, han sido especialmente fuertes

Los más de 750 metros de altitud en un valle despejado, sin el abrigo cercano de montes, han hecho que el viento soplara con mucha intensidad.

La primera consecuencia que notamos, fue el corte de suministro de energía eléctrica en la tarde del domingo, manteniéndose hasta pasadas las nueve de la noche, con el perjuicio que esta situación ocasiona en todos los hogares, por la falta de calefacción, si ésta es de gasoil y la imposibilidad de cocinar o de alumbrar las viviendas.

Finalmente el servicio fue restablecido y no hubo más cortes
hasta pasadas las 7:30 de la mañana, con un corte puntual

Otras consecuencias esperables por esta situación especial son la rotura de ramas en el abundante arbolado existente en el municipio y la caida de tejas a la vía pública, lo que sí supone un riesgo elevado de accidente si caen sobre algúna persona.  En muchas calles de Peñacerrada se ven tejas rotas en el suelo que han caido desde los tejados cercanos.

También ha sido derribado uno de los paneles informativos del Museo Etnográfico de los aperros de labranza que no ha aguantado las fuertes rachas de viento, quedando tumbado en el suelo y una de las puertas de madera de acceso a una finca en el Camino de Ronda, junto al panel informativo de la Puerta de los Judíos.

Ahora que ha remitido el temporal será el momento
de evaluar los daños sufridos en las estructuras
para poner las soluciones que sean precisas

.

Anuncios