Etiquetas

,

La llegada del otoño supone un momento propicio para la práctica de la fotografía de paisaje, por sus colores ocres, porque la luz es más apropiada al incidir lateralmente y por las nuevas situaciones lumínicas al anochecer pronto.

Estos días he realizado una serie de fotografías dentro del nucleo de la villa de Peñacerrada, con la intención de iniciar una serie de fotografías por el resto de los pueblos que componen el municipio.

Fotografías realizadas en la emblemática Puerta Sur, el Paseo de Ronda con sus puertas y portadas de madera, los restos de la muralla, el trabajo nocturno en el campo y unas vistas de sus calles y plazas, sin olvidar el ayuntamiento y la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción.

Pikizu

Galería fotográfica

Anuncios